Ocho Millones de Maneras de Morir… en un Spectrum

Reconozcámoslo, en la época de los 8 bits veíamos con mucha más frecuencia la pantalla de Game Over que en estos tiempos de puntos de salvado a patadas y dificultad ideal para niños de 3 años. La culpable, la malsana dificultad de la mayoría de los juegos (si eran cortos, de alguna manera había que hacerlos «largos») y si ya que palmábamos de manera inmisericorde, por lo menos, nos podían obsequiar con una muerte digna, espectacular o por lo menos divertida, pues mejor.

En Youtube me he encontrado estos vídeos, que de manera muy amena, con cañeros remixes enlazan cientos y cientos de muertes en los juegos de Spectrum. Yo «me muero» por echarles otro vistazo… ¿os apetece a vosotros?.

5 comentarios sobre “Ocho Millones de Maneras de Morir… en un Spectrum”

    1. Jajaj, lo de los «8 Millones» es para hacer juego con la peli, nada más…

      El juego del 0:58 es el Ant Attack, predecesor del Zombie Zombie, y primer juego en usar el «Solid 3D» del sr. Andy White.

      http://www.worldofspectrum.org/infoseekid.cgi?id=0000210

      Tiene unos cuantos remakes:

      http://www.whimsy.demon.co.uk/antattack/remake.html
      http://www.encho.me/antattack/

      http://pavel.savara.sweb.cz/files/AntAttack.html
      http://www.freegamearchive.com/game.php?id=1971

  1. La rutina creada para Zombie Zombie, y supongo que para este también, era impresionante -aunque lejos de otras ‘3D’ creadas en el sistema- pero la función jugable era prácticamente nula. En ZZ ni tan siquiera el poder diseñar estructuras resulta gratificante porque no es en absoluto necesario, puedes acabar con casi todos los zombis usando las ya existentes. La idea era buena pero el acabado dejaba bastante que desear

    Tendré que probar este Ant Attack

  2. Sí, el I, of the Mask lo jugué hace tiempo en PSP y la verdad es que es una pasada en el aspecto gráfico, sobre todo los pasillos, pero era una locura orientarse en ellos

    En la parte de los pasillos me recuerda al mítico Xybots de Atari

Aporta tu granito de arena