I Love ROMS

Desde hace unos meses, Nintendo en especial, está realizando una limpieza a fondo de sitios en los que se alojan las ROMs de sus juegos, mandando unas amenazantes cartas del estilo “cierra el sitio o te demando por 12 Millones de dólares” para asustar a la peña y hacer que entonen en Mea Culpa y borren del mapa sus web.
La última en caer, hace tan solo unas horas es “Love Roms” una web de un matrimonio al que la pesetera N le pide la mencionada suma.

Yo, aunque creo que Nintendo tiene todo el derecho del mundo a hacerlo, no pienso aplaudirles, ni renegar de las ROMS.
Gracias a ellas, los que nos dedicamos a documentar e investigar sobre juegos hemos escrito ríos de texto digital y algunos libros bastante resultones.
¿Os pensabais que un servidor tiene en “físico” todos los juegos de los que hablo? ¡Ni de coña!

Imagen: El Mundo Del Spectrum.com

Gracias a la emulación temprana de Spectrum en aquellos 386 y en mi Amiga y a los emus de Arcade y Game Boy en PC, pudimos inaugurar una de las primeras secciones “retro” del mundo editorial, y sacar capturas de los lanzamientos de Gameboy Color con calidad fotográfica para las reviews habituales, algo que sin duda beneficiaba a la propia Nintendo a la hora de vender sus juegos.

Luego vendrían los primeros emuladores de Playstation, a los que Sony hundió en la miseria, ¿quien se acuerda de Bleem o el emu de Connectix?, dos maravillas de ingeniería que ni siquiera usaban la famosa “ROM” de la consola para emularla a la perfección, pero había que cargárselos, no fuera que la gente que probara Bleem en Dreamcast se diera cuenta de lo bien que se veían los juegos de PSOne con mejores gráficos.

Ni con esas se dieron cuenta de que Bleem, iba a servir para vender juegos de Play para Dreamcast, prefirieron borrarlos del mapa, para casi 20 años después, usar un emulador de PsOne licenciado en su consola “Mini”.


El uso continuado de emuladores, con sus correspondientes “ROMS” de juegos desde los 90 es el principal “culpable” de esa moda “retro” de la que todas las compañías están tirando en la actualidad, y que les genera sus buenos dineros.
Algunas, han cambiado positivamente su manera de interactuar con los fans, como SEGA, que después de mandar al cuerno el remake de Streets OF Rage de Bombergames, no tuvo ningún problema en que la gente corriera hacks en su Mega Drive Classics, e incluso contó con la ayuda de fans para realizar el mejor juego de Sonic desde los gloriosos 90.


Desde aquí, espero que todos nos demos cuenta de lo importante que es preservar estas memorias y poder escribir sobre tantos y tantos juegos, a los que no tendríamos acceso de otra manera (puede haber un pequeño porcentaje de gente que solo escriba de lo que tiene en “físico”, pero no es lo normal).
No estoy de acuerdo con que se gane dinero con las ROMS, por supuesto, más bien apoyo sitios como World of Spectrum o el difunto Back 2 The Roots, con colecciones de juegos que los mismos autores autorizaron para su libre descarga.
Por cada juego con copyright guardado celosamente por sus dueños, hay 20 que no les importan a sus autores, y que sin problemas, darían el permiso para su descarga.
Señores dueños de sitios de ROMS, ¿no os parece que este es el camino a seguir?
Si los abogados de Nintendo hacen una búsqueda en vuestro sitio de sus “IPs” y no encuentran nada, y con cada ROM que esté para descargar se acompañe una autorización de los autores, ¿no os parece que os dejarían tranquilos? Yo espero que si, por lo menos tendréis como defenderos.
Yo desde luego, pienso seguir usando ROMs, ISOs y archivos de cinta para escribir los artículos, porque de otra manera, no ibais a leer mucho mío.
Yo, definitivamente #ILOVEROMS, ¿y vosotros?

Aporta tu granito de arena